Piensa en Libertad

Libertad - Ley - Letras

TODOS NUESTROS EDITORALES 


Volver al resumen

15/10/2012

MÁS ESPAÑA, MÁS LIBERTAD


El próximo 6 de Diciembre la Fundación DENAES para la defensa de la nación española, liderada por Santiago Abascal, ha convocado una manifestación en la Plaza de Colón de Madrid para reivindicar la unidad de España como valor de convivencia y futuro.

Piensa en Libertad, como plataforma de difusión del pensamiento liberal, se suma a esta iniciativa y queremos explicar por qué.

El liberalismo está directamente asociado al propio nacimiento de la idea de Nación Española, desde su plasmación como concepto político en las Cortes de Cádiz y en la primera Constitución, cuyo bicentenario celebramos este año. Dicha lectura del liberalismo, como sustrato político de un cierto nacionalismo sentimental, sirvió de base para muchos de los errores institucionales de los siglos XIX y XX que dificultaron la vertebración de nuestro país en un proyecto integrador. El liberalismo que defendemos en Piensa en Libertad no es ese. El nuestro es el de la escuela austro-británica, representado por Hayek, Popper y von Mises, entre otros, muy próximo también en muchos aspectos –no todos- al objetivismo de Rand.

Nosotros proponemos un Estado pequeño y fuerte, que deje la mayor cantidad de espacio posible a la persona individual y a sus agrupaciones espontáneas, y que centre sus esfuerzos en defender eficientemente la vida, la libertad y la propiedad de las personas.

España, como nación, ha avanzado muchísimo desde 1975 en un nuevo periodo de libertad y consenso. Los principales hitos de esa etapa histórica han sido la Constitución de 1978 y su posterior desarrollo, y la integración en el proyecto continental, consolidado en la actual Unión Europea de las cuatro grandes libertades: para las personas, para las ideas, para las mercancías y para la inversión.

Sin embargo ese proceso no ha sido uniforme, ni ha correspondido con una superación responsable de todos los problemas históricos de nuestra nación. Al contrario, nos hemos encontrado con nuevos obstáculos para el libre desarrollo de nuestra sociedad:

- un “nacionalismo” excluyente en algunas regiones, con manifestaciones violentas o radicales, que ha costado la vida a casi un millar de inocentes asesinados en el altar de ese mito supersticioso. Para calmar a esa bestia la Constitución de 1978 desarrolló un Estado de las Autonomías que ha destruido en muchos aspectos la igualdad de derechos y obligaciones entre los españoles;

- al mismo tiempo, se ha creado una superestructura política inviable, con más de 400.000 cargos políticos y 2.500.000 empleados públicos sin oposición, ineficiente hasta lo ridículo, y generadora de una deuda pública imparable, y que los políticos al frente de ayuntamientos, diputaciones, comunidades y nación se niegan a reducir en lo que les perjudica a ellos;

- y dicho problema ha evidenciado otro aún más de raíz de nuestro sistema democrático: que los elegidos se deben a sus electores, y que éstos no son el pueblo, sino las aristocracias que dirigen los partidos políticos, y que nombran a aquellos más sumisos con la estructura de su organización, con prácticamente ninguna responsabilidad ante el pueblo.


Ante este triple desafío, es necesario reivindicar más

UNIDAD NACIONAL, con lo que esto implica de igualdad ante la ley, ante la sanidad, la seguridad social, la justicia, con incorporación indudable y plena al proyecto europeo.

ESTADO EFICIENTE, con recentralización si es preciso de competencias, eliminación de subvenciones, organismos públicos y entes invasores de los ámbitos civiles, centrando el gasto en los elementos esenciales de sanidad, educación, pensiones, justicia y seguridad.

REPRESENTACIÓN AUTÉNTICA, es decir, una reforma de la ley electoral que permita la elección directa de diputados, a través de representantes individuales de elección mayoritaria en un sistema de distritos, al modo anglosajón. Y elección directa mayoritaria igualmente de alcaldes, sin necesidad de tantísimas asambleas permanentes.


La manifestación del próximo día 6 de Diciembre es un acto plural con un objetivo muy concreto: reivindicar España como garante de libertad y convivencia. Quienes atacan hoy en día la unidad de España lo hacen desde planteamientos tan liberticidas que parecerían inconcebibles en el siglo XXI.

Y no sólo representan una amenaza dentro de nuestro país, sino también en otros muchos Estados europeos acosados por el totalitarismo nacionalista de cortas miras.

Por esa razón, Piensa en Libertad se sumará a dicho acto, pues en estos momentos, sin duda, defender más España significa también defender más libertad para todos los españoles .


Piensa en Libertad

 Mas España mas libertad.pdf


Volver al resumen