Piensa en Libertad

Libertad - Ley - Letras

TODOS NUESTROS EDITORALES 


Volver al resumen

26/06/2012

PARAFRASEANDO A JFK


Cuando te levantes por la mañana, no desdeñes leer la prensa o escuchar la radio por temor a qué nueva noticia pesarosa nos sorprenderá en ese día.

No te preguntes qué nuevo desastre nos habrán acarreado nuestros políticos. Deja de quejarte de la crisis.

Cuando te levantes, si eres estudiante, agradece la suerte que has tenido de nacer en un país que te permite formarte y cumple tú con tu parte: estudia, aprende, esfuérzate, incrementa tus conocimientos y mejora tus calificaciones. No temas al futuro: lo construyes tú.

Si eres docente, enseña de verdad, haz que tus alumnos aprendan, que te respeten, que vean en ti un ejemplo, que se hagan mejores viendo cómo te esfuerzas.

Si trabajas en una empresa privada, acude con mejor ánimo al trabajo: eres afortunado de tener uno. Trabaja más, trabaja mejor, piensa en cómo hacer más productiva tu empresa, no seas hoy el primero que se va, esfuérzate más.

Si trabajas para el Estado, en cualquiera de sus administraciones, como funcionario o empleado, recuerda que tu sueldo sale de los impuestos que pagan aquellos a los que debes servir y tratar como tus clientes o tus “jefes” que son. Cuida de los recursos que te son confiados como si fueran tuyos.

Trabaja más, trata de hacer las cosas mejor, esfuérzate más.

Si eres un profesional independiente, recuerda que tu libertad es pareja a tu responsabilidad, que cuando no pagas tus impuestos o no remuneras adecuadamente a tus trabajadores estás robando a tu sociedad y a tus empleados. Recuerda cómo querías hacer tu trabajo cuando estabas enamorado de tu profesión y hazlo así, lo mejor que puedas, esforzándote más.

Si eres empresario, recuerda que tú eres el principal motor de riqueza: está a la altura moral de esa responsabilidad. Emprender significa arriesgar, innovar, cambiar. Intenta reinventar tu negocio, encontrar nuevos mercados, exporta, muévete, esfuérzate más.

Si estás en casa cuidando de tu familia, tú eres la reserva moral de nuestra nación. Educa a tus hijos como nuestros mejores antepasados nos educaron a nosotros: en el respeto, la amabilidad, la ayuda mutua y el esfuerzo. Esfuérzate en formar unas mejores personas.

Si no tienes trabajo, ten ánimo. Dedica ocho horas al día a buscar un trabajo de ocho horas. No te rindas, no cejes. Desprecia la subvención, que debe ir destinada a los que no pueden conseguir otro ingreso. No hay trabajo indigno si se desempeña con dignidad. Ten fe y sigue esforzándote.

Si no puedes trabajar, por tu edad o por tu enfermedad, anima a todos a que lo hagan, a que aprovechen su tiempo, a que produzcan por los que no pueden. Esfuérzate en ser un ejemplo.

Y si eres político, piensa si no deberías amortizar tu puesto y tu departamento, ahorrar la partida presupuestaria que malgastas, olvidar el ansia de poder y gasto inútil y volver a tu casa a buscar o ejercer un trabajo decente.

Parafraseando al presidente Kennedy, deja de quejarte de lo mal que está tu país y esfuérzate cada día para que esté mejor. Es nuestro propio esfuerzo lo único que puede cambiarlo todo.


Piensa en Libertad.


 Parafraseando a JFK.pdf


Volver al resumen