Piensa en Libertad

Libertad - Ley - Letras

TODOS NUESTROS EDITORALES 


Volver al resumen

16/06/2012

NO ARRIÉIS LAS BANDERAS


Es posiblemente una de las fotografías más hermosas de este siglo, y de las más cargadas de esperanza. En un puente sobre una autopista repleta de coches un joven ondea con energía una bandera americana al viento.

Pero es 12 de Septiembre de 2001.

Los conductores están consternados. Como autómatas acuden a sus trabajos, al atasco previo de todos los días, pero con los corazones encogidos por el horror irracional que ayer han presenciado en directo, ante sus ojos y en el corazón de su propio país.

No hay esperanza, ni razón, sólo tristeza y angustia. Pero levantan la cabeza y allí está. Un joven compatriota, voluntariamente, anonimamente, en nombre de lo mejor de cada uno de ellos, ondea su bandera, sin temor ni cansancio.

Y miles de ellos pensarían: "somos nosotros. Estamos vivos. No podrán con nosotros. Somes mejores. La muerte no será el final. No olvidaremos a los caídos. La justicia y la libertad prevalecerán. Y nosotros haremos que sea así".

Un joven desconocido ondea una bandera sin miedo, y de pronto todo cambia, y se apresuran todos a llegar al trabajo, porque no hay que rendirse, ni lamentarse. Hay que trabajar, ya, hay que afanarse, hay que comenzar a remover hoy mismo los escombros y buscar supervivientes y atender a los que sufren, y levantarse y luchar, como hombres libres y valientes.

Como hace dos años, de nuevo las banderas ondean en muchos rincones de España.

Haga lo que haga la selección nacional de fútbol, cuando el torneo termine, por favor, no arriéis esas banderas. Mantenedlas alzadas por vuestro país, por los que lo están pasando mal, por los que han perdido la esperanza, por los que están cansados de luchar cada día por su trabajo o por encontrarlo.

Mantened izadas las banderas, desplegad las banderas, por nosotros, por nuestro futuro, nuestras libertades, nuestros derechos... por nuestros hijos y su esperanza. Eso y no otra cosa es una patria y eso representa su bandera.

Por lo mejor de nosotros, hermanos, compatriotas, no arriéis ahora nuestras banderas.


Piensa en libertad

 No arrieis las banderas.pdf


Volver al resumen