Piensa en Libertad

Libertad - Ley - Letras

TODOS NUESTROS EDITORALES 


Volver al resumen

14/07/2011

MENTIRAS Y VERDADES DE LA DEUDA PUBLICA

Ahora la crisis es muy fácil de entender: simplemente hemos gastado durante 30 años mucho más de lo que hemos producido y, ahora, hay que comenzar a pagar. Como particulares, nadie nos obligó. Pero, como ciudadanos... ¿qué podemos hacer para que unos políticos irresponsables no nos endeuden dramáticamente a nosotros y a nuestros hijos?

Una comunidad puede y debe endeudarse para reconstruir el puente que destruyó la última riada. Eso no puede esperar. Una comunidad, igualmente, debería endeudarse para ampliar el hospital, pues de ello puede depender salvar vidas, que tampoco pueden esperar. Es más que dudoso que una comunidad deba endeudarse para ampliar la escuela. Los niños pueden educarse algo incómodos durante algún tiempo.

No es decente que una comunidad se endeude -asumiendo compromisos de pago por terceros, que aún no pueden decidir, pero que tendrán que pagar- para construir una piscina pública, por apetecible que ésta sea. La comunidad debería ahorrar para asumir ese gasto cuando pueda pagarlo, según sus prioridades -entre otras, pagar las deudas anteriores-.

España se ha endeudado para pagar el sueldo del coordinador de igualdad de la empresa pública gestora de esa piscina. Hemos malgastado, destruido, la riqueza que deberíamos haber ahorrado durante 20 años. No es la libertad de las personas individuales -los que siguen pagando sus hipotecas- la que ha ocasionado esta crisis, sino la irresponsabilidad de unos políticos tan ignorantes como demagogos.


Piensa en libertad

 Mentiras y verdades de la deuda publica.pdf


Volver al resumen