EL VOTO MÁS ÚTIL  

  Ramón Sánchez Pellón


El voto en estas elecciones es más útil que nunca. Especialmente, los votos destinados a partidos con menor representación y que han saltado a la arena política en los últimos años. Un mayor abanico de partidos implica una mayor fragmentación del voto y por lo tanto de la composición del parlamento que resulte de las elecciones del próximo 28 A.

La democracia “per se” se enriquece al permitir que otras opciones sean representadas. Históricamente, desde los inicios del actual periodo democrático, la política española se caracterizaba por contar con dos grandes partidos, el PP y el PSOE, junto a una pequeña representación de IU y de partidos nacionalistas. La hegemonía de los dos grandes partidos permitía constituir gobiernos estables, bien mediante acuerdos puntuales, bien por mayorías absolutas.

El voto será más útil más que nunca. Con la irrupción de los nuevos partidos, los escaños serán más valiosos y útiles, valiendo su peso en oro para futuras alianzas parlamentarias, que permitirán lograr mayorías y garantizar la gobernabilidad de España.

Continuamente oímos hablar de la Ley D´Hont y como juega en el reparto de escaños en función de las provincias y de las circunscripciones electorales, si bien, poco sabemos del efecto que puede tener este método en las próximas elecciones. Será una gran sorpresa, pues los dos grandes partidos están tratando de convencer a la ciudadanía de la inutilidad del voto a los nuevos partidos. D’Hont sin duda va a beneficiar a los más pequeños y, en especial, a la
gran novedad de estas elecciones, VOX.

Entendamos mejor el efecto que tendrá la Ley D´Hont y cómo va a suponer un acelerador del voto útil de VOX. Para ello, debemos interpretar las circunscripciones electorales en base a la población y electores por provincias, pues el método D´Hont para equilibrar la representación de todas las provincias de España, tiende a sobre representar a las provincias con menor población.

En estas elecciones, la mal denominada “España vacía” está formada por 28 provincias de las 52 y con el 20% de la población, representa el 30% de los escaños (75 escaños). 
Para partidos como VOX, que las últimas encuestas de intención de voto adelantan sensiblemente a PODEMOS a nivel nacional, y para el caso de las provincias de la mal denomina “España vacía” se posiciona como tercera formación política en obtención de sufragios. Con esto, y si se mantuviera o aumentara la intención de voto de VOX (aun siendo ésta en decremento del PP y de Ciudadanos), y el PSOE mantuviera el robo de votos a PODEMOS, estaríamos ante una victoria amplia del bloque formado por VOX – PP – Ciudadanos que podrían lograr hasta 50 de los 75 escaños en juego, de los cuales VOX, aportaría hasta 25.

En el caso de la España más poblada y en las grandes ciudades, el claro ejemplo de la aportación de VOX y el voto útil que representa. Ese ejemplo, lo tenemos con lo sucedido en las últimas elecciones de Andalucía. Dónde la irrupción de VOX en al arco parlamentario ha permitido que, por primera vez en la historia, sea desalojado del poder, desde la instauración de la democracia, el PSOE. Pues resulta paradójico que el PP, que tanto apela a su voto útil, llegue al poder en Andalucía cuando menos escaños ha obtenido de todas las elecciones desde que se instauró la democracia.

Además, hay dos variables, que no están teniendo en cuenta los sondeos. 
Una variable es el voto de los jóvenes, que votan por primera vez. En éste colectivo VOX puede ser el partido con mayor intención de voto, como puede reflejarse en el seguimiento que VOX tiene en las redes sociales por parte de los más jóvenes. La otra variable, que no se está analizando y proyectando correctamente, en mi humilde opinión, es el gran porcentaje de españoles que
aún no han decido su voto y que se está estimando en el 30% del censo. La gran mayoría de este colectivo de indecisos, son electores tradicionalmente de derechas, que se encuentran dubitativos entre las diversas opciones del 28A. 

Los diversos actos electorales, todavía de precampaña, que recorren estos días España, parecen indicar que VOX se puede encontrar en una situación muy favorable para decantar en favor de su formación parte del voto indeciso, como están demostrando que todos sus actos arrojan aforos completos de españoles, que con entusiasmo se acercan a los mítines de la formación verde. 

Además, históricamente las encuestas suelen proyectar el voto indeciso como abstención, lo cual favorece siempre al partido más votado y en este caso al PSOE con una mayor proyección de escaños.

Si tenemos en cuenta la metodología D´Hont anteriormente expuesta, entre la mal llamada “España vacía” y la más poblada, así como las dos variables analizadas del voto de los jóvenes y de los indecisos, podríamos considerar y concluir que VOX podría alcanzar e incluso superar una intención de voto del 15% a nivel nacional. Esta intención de voto podría llegar a proyectar una representación de 60 – 70 escaños en el Congreso de los Diputados. 

Estos escaños de VOX, son la suma de los votos más útiles para que alianzas poselectorales con el PP y Ciudadanos, sumen una amplia mayoría absoluta y garantice un gobierno para España. 

La subida en intención de voto de VOX, conlleva que Ciudadanos obtenga menos escaños y no obtenga los suficientes representantes electos que le permitan la formación de un gobierno con el PSOE.

En base a lo anteriormente expuesto podemos afirmar, que el voto más útil en las elecciones del próximo 28A, es el voto a VOX. Pues es el partido que puede relegar a PODEMOS a una quinta posición a nivel nacional. Esto sería decisivo para inclinar la balanza hacia un pacto de derechas, frenando el crecimiento de Ciudadanos e impidiendo que pueda coligar con el PSOE.


Ramón Sánchez Pellón

Licenciado en Sociología por la Universidad de Deusto 

8 Abril 2019.