ARTICULOS DE  ANTONIO RUBIO MERINO     


LA HORA DE ESPAÑA

LA HORA DE LOS ESPAÑOLES

 

Antonio Rubio Merino

             

Hace más de dos mil años, españoles -iberi o hispani se llamaban a sí mismos- murieron hasta el último hombre por defender su independencia, en Sagunto, en Numancia, en Ilerda o junto a Viriato.

 
Hace casi 1500 años, España era un reino unificado, desde el sur de Francia hasta el norte de Africa, bajo un rey católico que gobernaba desde Toledo. 

Durante 800 años, diferentes reinos españoles lucharon hasta repetir la unificación de una españa cristiana y libre. 

Desde entonces, los españoles hicimos del mundo una misma comunidad, incorporamos un continente a la civilización cristiana occidental y como última prueba de aquella gesta, fundamos el único país católico de Asia, ese archipiélago filipino sobre el que el bandera roja y gualda ondeó hasta hace poco más de un siglo. 

Letras y ciencias tuvieron nombres españoles que dieron honra con sus logros a su patria, y los dieron a conocer con lenguas y acentos castellanos, catalanes, gallegos, vascos, andaluces, valencianos, canarios, mexicanos o argentinos. 

Cruentas invasiones y guerras, civiles las peores, nos enseñaron que somos diferentes entre nosotros, y que hemos de aprender a convivir, porque lo queremos y porque nos queremos.

 
Rara vez tuvieron los españoles líderes dignos de ellos. Es la nuestra la historia de un pueblo solitario, que bien sabe lo correcto, aunque los que debieran dirigir yerren en el camino.

 
De nuevo nos vemos hoy en una encrucijada. 

Muchos gritan enervados y amenazan y se crispan, amagan romper y peligran destruir. 
Pero hoy, desde hace días, cada minuto que pasa, aparece una nueva bandera española en un nuevo rincón de España. 

Desde los barrios más humildes y los pueblos más recónditos a las grandes construcciones urbanas, surgen banderas, se multiplican las banderas, con su silencioso mensaje. 

Nadie puede poner palabras precisas a lo que dicen, lo mismo que nadie puede ignorarlo. 
Catalanes: no queráis iros. Sois nuestros hermanos, desde hace miles de años. Sois distintos. Cada uno lo es. Pero quedaos en paz. Hablemos. Lleguemos a un acuerdo juntos. Compartimos una madre, que se llama España, que es la historia cruzada de nuestras familias y de su voluntad de estar juntas.

Españoles: despertemos. Hemos construido durante siglos, y especialmente en las últimas décadas, una nación grande, de paz, prosperidad y libertad, donde lo diferente puede ser tolerado porque lo común es fuerte y valiente. 

Ondean las banderas de España, en cada rincón de España, cada minuto más, más y más fuertes, altas, claras, valientes. Y silenciosas dicen: paz, libertad, unidad. España. 



Antonio Rubio Merino 

30 Septiembre 2017.



Agosto de 2017

23/08/2017

Honor a Lee

Durante los últimos treinta años he dedicado bastante tiempo a estudiar la llamada Guerra de Secesión de 1861 a 1865, que otros llaman Guerra Civil Americana, que otros consideraron la Segunda Civil –porque en...   más





Volver al resumen

Junio de 2012

PLEONASMOS


Tengo la buena costumbre de hablar con los taxistas. Puede que sean uno de los mejores termómetros de la situación real de un país. En Madrid y Barcelona suelo además preguntarles por sus países de origen. La semana pasada un simpático colombiano de Medellín, catorce años en España, me explicó su teoría sobre la crisis en España. “Ustedes han tardado mucho en reconocer sus problemas. Pero no pueden evitarlo. Es su orgullo. Ustedes dicen ‘entro dentro’, ‘salgo fuera’, ‘subo arriba’, ‘bajo abajo’ y eso es un pleonasmo, que ningún latino utiliza al hablar, sólo ustedes, los españoles”.

Y preguntado por su hipótesis sobre esa peculiaridad, después de meditar el tono de la respuesta, para no resultar siquiera mínimamente molesto dijo: “Es que ustedes tienen una gran necesidad de afirmar todo lo que dicen. Por eso lo repiten. Por afirmarse. Es el orgullo.”

Admirado bajé del taxi. “Pleonasmo”. La mitad de los estudiantes de letras de España no tienen ni idea de qué es exactamente esa figura lingüística ni en qué se diferencia de la redundancia. Pero un taxista colombiano habla la lengua española con esa propiedad. Otro dato importante: no se puede pensar correctamente cuando no se sabe hablar con corrección.

¿Somos realmente tan orgullosos? ¿Tiene razón el Financial Times cuando es a ese estereotipo al que se aferra para describir la actitud de nuestros políticos, tardando cinco años en reconocer que –salvo muy contadas entidades- nuestro sistema financiero está quebrado?

Puede que haya un problema aún peor que el orgullo o el no hablar con propiedad. Es el de no reconocer los elementos básicos de la realidad. Y cuando uno lee las opiniones juveniles en las redes sociales acerca de esta crisis, todas abundan en el común odio al capitalismo, al sistema y a los neoliberales.

En Europa no hay neoliberales. Esa es una expresión norteamericana, acuñada en los ochenta para tratar de reivindicar el concepto “liberal” –igual en español que en inglés- ilegítimamente atrapado en las garras de la socialdemocracia. En España y en el resto de Europa los liberales pensamos ahora lo mismo que hace un siglo: que el pacto social se basa en la desconfianza del poder, especialmente del poder el Estado y de sus controladores, los políticos. Y al mismo tiempo, en una confianza en el ser humano y en su capacidad para, en libertad, poder resolver sus propios problemas según sus criterios, iniciativas e intereses. La experiencia y el sentido común demuestran que de ambos principios nace una sociedad más libre, más rica y más sana.

Lo que está en crisis, lo que está cada día más podrido en más países de nuestro continente, es el sistema de la socialdemocracia. Una doctrina que predica que el nacer en un país rico te da derechos sobre esa riqueza preexistente a la que tú nadas has aportado. Un “principio” que reconoce la existencia de “derechos” sin deberes. Y que relativiza la propiedad privada, sometiéndola al capricho de cualquier político envuelto en la palabrería y la bandera de cualquier causa supuestamente noble.

Lo que se está hundiendo es una montaña de deuda contraída para satisfacer la vanidad y el ansia de poder de miles de políticos de prácticamente todos los partidos, riqueza del futuro que ahora tendremos que pagar nosotros y las generaciones venideras –inmensa inmoralidad- y que ha sido quemada en obras faraónicas e inútiles, subvenciones innecesarias y gastos superfluos.

El Estado ineficiente. El día que entendamos que también eso es un pleonasmo, estaremos en la senda de la recuperación. Al menos moral.


Antonio Rubio Merino.

 Pleonasmos.pdf


Volver al resumen


Acceda a EL CONFIDENCIAL para leerlo en su web

Publicado en El Confidencial

17/12/2011

EL SÍNDROME DEL TÍO GILITO

Para aquellos que en su infancia no frecuentasen los cómics de Disney, aclararemos que el tío Gilito es un personaje no muy simpático, que desprecia a su sobrino -el pato Donald- y que posee una enorme...   más




Diciembre de 2011

LA SENSATEZ ALEMANA

¿Acaso no se dan cuenta, Merkel y los alemanes, de que con su actitud están llevando Europa al desastre? Mi amigo el profesor Mariano Iñigo llamaba principio de alteridad negativa al creer que el otro siempre...   más


Agosto de 2011

OCCIDENTE EN SU DILEMA

Como todo el mundo sensato sabe, la naturaleza se rige por ciertas pautas, que la experiencia, organizada a través de las ciencias empíricas, ha ido estructurando en torno a las leyes definidas de la física y...   más


Junio de 2011

EMPIRISMO Y RACIONALISMO

La mayoría de los manuales de filosofía españoles, cuando ilustran el progresivo avance de la razón a partir del siglo XVI, comienzan por Descartes, su “Discurso del método”, su escepticismo –acaso un poco...   más




 

Si prefiere leer el artículo en la web, pinche la imagen

Publicado en El Confidencial

Mayo de 2011

¡NO ES LA ECONOMÍA, AMIGOS!

Atribuyen a un asesor demócrata la frase “es la economía, estúpidos”, con la que trataba de explicar a sus colegas el imparable ascenso de sus rivales republicanos. No me apetece calificar de la misma forma a...   más




22/03/2011

22 M

Acabo de visitar la puerta del Sol de Madrid. No creo que sus ocupantes teman tanto la llegada de tanques como la de los camiones de basura. Me debato en la duda acerca de que huele peor aquí: los porros,...   más


11/03/2011

VIERNES DE CENIZA

El cielo ha amanecido gris, cubierto de tristeza. A veces, la naturaleza se compadece de los sentimientos de los hombres. Es Once de Marzo en Madrid. Los políticos desfilan ante los periodistas en la Puerta...   más


02/03/2011

TIEMPO DE VALIENTES

“La adversidad produce hombres; la prosperidad, monstruos”. Victor Hugo En la Estación de Ferrocarriles de Córdoba hay en estos días una pintada que reza: “Espabila: no hay futuro”. Está firmada por los...   más




Si prefiere leerlo en la web pinche aquí

Publicado en El Confidencial

Mayo de 2010

LO DECENTE: QUE GRECIA QUIEBRE

Algo huele a podrido en Europa. Su hedor se extiende por Occidente. Los grandes problemas se debaten a la corrompida luz de lo inmediato, el prejuicio, el cortoplacismo, la ideología y otras formas de...   más




Mayo de 2010

DE IDIOTAS, PÁNFILOS Y PRUDENTES

Debemos mucho a los griegos. Los amantes de la libertad, en su origen, prácticamente todo. Isonomía –igualdad ante la ley- y democracia –gobierno del pueblo- como resumen último de las creencias políticas de...   más